jueves, abril 03, 2008

Aprendizaje

Saltó sobre su hermano mientras este dormía. Este despertó molesto, como era de esperarse, y lo empezó a perseguir.
Lo empujó por el costado y lo hizo tambalear. La respuesta no se hizo esperar con un rápido golpe en la cabeza y un intento fallido por morderle la cola.
Se empezaron a rodear mutuamente, hasta que vio la oportunidad y la tomó. Lo sujetó del cuello mientras lo trataba de tumbar en el suelo. De pronto se quedó muy quieto. Lo empujó con la pata pero no se movía.
Entonces se dio cuenta que había dejado de ser un cachorro.

1 comentario:

Bardo Perdida dijo...

Al aparecer la conciencia, aparece tb. la culpa... y la niñez se aleja.
Me gusto...